Ursula y su mundo

Regresé por el mismo camino sin poder reconocerlo: faltaba el perfume de los tilos, sus calles no eran de tierra.
Me paré frente a vos, en silencio te observé. Los años dejaron huellas: grietas, sombras, abandono, soledad. Si me hubieses mirado notarías algo parecido: grietas profundas, canas en mi sien, la mirada sombría.
No me acerqué y en silencio volví sobre mis pasos regresando al presente sin tilos florecidos, con calles asfaltadas.
Me alejé como lo hice hace cuarenta años, sin mirar atrás.
Sólo faltó sentir como entonces la presencia de mi madre apoyada en tu puerta.

03/04/2018

Fue así…

Regresé por el mismo camino sin poder reconocerlo: faltaba el perfume de los tilos, sus calles no eran de tierra.
Me paré frente a vos, en silencio te observé. Los años dejaron huellas: grietas, sombras, abandono, soledad. Si me hubieses mirado notarías algo parecido: grietas profundas, canas en mi sien, la mirada sombría.
No me acerqué y en silencio volví sobre mis pasos regresando al presente sin tilos florecidos, con calles asfaltadas.
Me alejé como lo hice hace cuarenta años, sin mirar atrás.
Sólo faltó sentir como entonces la presencia de mi madre apoyada en tu puerta.

Silvia Moscatel

Ursula y su mundo